martes, 24 de septiembre de 2013

La odisea del cajón de imprenta.

Hace años que tengo este cajón de imprenta en casa. Lo compré así, con este acabado, y nunca pensé en bordarlo, me gustaba para usarlo de expositor con botones, puntillas, etc. En muchas ocasiones me  he quedado mirándolo embelesada y pensando de que manera quedaría mejor.



 Hace unos años que mis amigas de patchwork y yo tenemos por costumbre hacer una excursión el 17 de mayo, que en Galicia es festivo, a Asturias. La primera parada es la tienda de Avilés, Lunares, que es una de nuestras favoritas, por toda la variedad que allí hay y porque sus dueños son estupendos  y ya los consideramos amigos. Nosotras decimos que estamos ofrecidas, y estamos intentando que el año que viene Marta nos ponga un altar de telas y cosas que nos gustan, para acudir con nuestras velas a pedir año tras año que no nos falten los euros para salir cargaditas hasta las trancas de allí, jjjjjj. 



A lo que iba. La primera vez que fuimos nos encantó el cajón que ellos se habian montado. Y a Trini y a mi nos vino el antojo de tener uno así, igual no, porque cada pieza es única pero si una cosa similar.



Cuando llegamos a casa me puse a buscar como una loca cajones de imprenta para conseguirle el suyo a Trini y no solo conseguí el suyo sino 23 más que quedaron repartidos por toda la Coruña.
Empezamos a recopilar piezas por los costureros de la familia, por las mercerías antiguas de Coruña, en el puesto de nuestro amigo Alberto (que merece un post para el solo que prometo hacerle un día), en ebay Francia, en pulgas y videgreniers,etc.




 Pero el cajón de mi amiga Trini se hacía pequeño para esto. Y vuelta a buscar. La suerte quiso que encontrara unos en Málaga perfectos que me recogió mi amiga Pepi a la cual iba a ver en vacaciones.




 Ahora estamos manos a la obra, seleccionando material, que ahora nos sobra, jjjj y a la espera de unas mini piezas hechas a bolillos que nos han prometido.




Nos queda mucho trabajo pero esto sirve un poco como ejemplo de lo bonito que va a quedarnos.
Todavía queda la ardua tarea de buscar telas de aspecto rustico y antiguo para poner detrás de cada objeto.
Pero será por telas, lo dificil será elegirlas.


A todo esto como esto del cajón ha sido una odisea, al final me vi con 10 cajones más en mi casa, jjjjj. Por suerte solo quedan 5 así que si todavía en esta blogesfera queda alguien sin cajón, mandadme un mensaje que esta será una buena ocasión para conseguirlo. Los que tengo son como el mio de la foto pero sin tinte, en bruto, yo os enseño fotos.

Aún nos queda uno a cada una para bordarlo que lo iremos haciendo entre varias amigas.
En cuanto este esté ya totalmente terminado os lo vuelvo a enseñar, faltaría más. Lo que si no prometo es que no haya variado algo, que me conozco.

6 comentarios:

Pepa dijo...

Tengo ganas de ver el cajón terminado y así,copiaré algo para el mío jejeje



Laura Gonzalez dijo...

Hola, yo llevo tiempo buscando un cajon de imprenta, si no te importa, mandame una foto de uno de los que te sobran y € a lverdugo80@hotmail.com, estaria encantada en tener uno.

mari paz dijo...

Se ven muy originales con todas esas cosas antiguas que estais poniendo.
Un beso

Marga Souto dijo...

Hola te sobra algun cajón, me gustaría saber las medidas, foto y precio. margass25@gmail.com. Gracias.

María Jesús Ferreiro Ramos dijo...

Hola Bea: Feliz Navidad

Si todavía no te queda algún cajón de imprenta libre, me gustaría que me informaras de medida y precio... a ver si no me quedo sin el ya que cuando fue el lote de los 23 llegué tarde.
Un saludo.
Mi correo: chusframos@gmail.com

Cris dijo...

Hola!! Ya sé que llego un poquito tarde pero tenía que intentarlo. ¿Te queda algún cajoncito? Si es así, ¿Podrías mandarme medidas y precio? Esperaré tu respuesta con los dedos cruzados... Un abrazo.
Mi correo es cristinaramil@hotmail.com